La importancia de un título

El título de la última obra de teatro de Oscar Wilde esconde tres posible significados.

Anuncios

La importancia de llamarse Ernesto (aunque su título exacto, si nos atenemos a la letra, sería La importancia de ser formal) fue la última obra de teatro que Oscar Wilde escribió. Pero hasta hace muy poco casi todos ignoraban un tercer sentido -ciertamente más oculto- con el que Oscar jugó a la provocación y al secreto. A finales del siglo XIX la expresión being earnest (ser como es debido) significaba, para unos cuantos, entender, ser gay, ser homosexual.

Luis Antonio de Villena, en el prólogo de su traducción de la obra en cuestión

2 comentarios en “La importancia de un título”

  1. Mosquea… vaya si mosquea. Una obra que presenta, si no recuerdo mal, a dos amigos cuyo divertimento era hacerse pasar por otra persona para ligar. Nunca imaginé que podía trascender más allá de lo que, a simple vista, podría considerar una comedia superficial, al mismo tiempo que entretenida.
    Y ahora, por una “casual” similitud… ¿Qué podría pensar de las tendencias sexuales de dos de mis personajes personajes favoritos de la infancia: Ernie y Bernie (Epi y Blas)?

Los comentarios están cerrados.