Autopromoción

Contrapordada del manual del juego de rol Paranoia, gran ejemplo de autopromoción.

Anuncios

Revisando mi polvorienta biblioteca me he encontrado con este fragmento del pasado:
Algunos si que saben promocionarse
Vaya, qué buena idea.

Lee enreas.com porque:
Te enseñará por qué incluso
Pedro Jorge Romero,
que no tiene otra relación con este blog salvo ser fuente de inspiración para el que suscribe, es también un enrea de marca mayor, y por qué
Enrique Dans,
que no tiene ni la menor idea de que estoy utilizando su nombre (y me consta porque no lo ha dicho en su Twitter) preferiría colaborar antes en el blog de Carmen Calvo que en el mío, y por qué
Microsiervos,
que, aunque cuando me ofrecí a colaborar con ellos me dijeron que tenían otros candidatos más interesantes y contrataron a cron (que ni siquiera es un ser humano), siguen gustándome un montón, y por qué
Justin Frankel, Michael Manring y Ramón Trecet,
son tres tipos admirables (uno de los cuales participará dentro de poco en este blog) y les menciono porque me da la gana.

No sé si servirá de algo, pero por intentarlo… Aunque ahora que lo pienso, ¿qué estoy promocionando? Ni siquiera tengo publicidad aquí. Oh, esfuerzo fútil.