El sonido del silencio

La mayoría de estaciones de radio de Internet en silencio para expresar la gravedad y la importancia de las tasas impuestas por el Copyright Royalty Board.

Anuncios

Enrique Dans le está haciendo mucho daño a Twitter: por su culpa muchos piensan que sólo sirve para que sepamos cuándo se levanta o se acuesta alguien. En realidad, el twitter de Enrique Dans es mucho más (¡gracias, Enrique!). Creo que la clave está en saber filtrar lo que te interesa y lo que no. No porque Ramón Trecet me haya presentado algunas de las músicas que más disfruto quiere decir que todo lo que ponga en su programa me guste. Lo mismo pasa con Twitter.

Save Net Radio!

Esto viene a colación porque, si no fuese por Twitter y, en concreto, por el twitter de Mauro Fuentes (¡gracias, Mauro!) no me habría enterado de que hoy es el día del silencio en la radio a través de Internet (traducción libre y acelerada de la noticia del 26 de junio publicada en esta página de SmoothJazz):

Hoy permanecen en silencio la mayoría de estaciones de radio de Internet… muchas lo están para expresar la gravedad y la importancia de las escandalosamente injustas tasas impuestas por el Copyright Royalty Board (organismo estadounidense encargado de la regulación de los derechos de autor). Los artistas que se pueden escuchar en SmoothJazz.com y SmoothLounge.com están de acuerdo en renunciar a esos excesivos derechos para que podamos incluir su música en nuestra emisión mundial. Estos artistas y sellos discográficos comprenden el valor de la radio de Internet y están de acuerdo con nosotros en que el Copyright Royalty Board ha pecado de falta de perspectiva con relación a las terribles tasas que tienen intención de cargar a las emisoras Web. Por desgracia, hay muchos artistas que no pueden renunciar a estos derechos por culpa de vínculos contractuales con sus compañías discográficas y, muy a nuestro pesar, no podrán escucharse en esta emisora.

Así mismo, aquellos de nuestros colegas que emiten música de otros géneros no están en situación de pedir a esos artistas que renuncien a sus derechos debido a sus obligaciones contractuales. Es un verdadero cambio de tornas en la industria de la música tras el que permanecer independiente significa defender la libertad de expresión. A pesar de que el Congreso nos apoya es posible que no llegue a tiempo y, aunque a nosotros la regulación del 15 de julio no nos obligará a permanecer en completo silencio, queremos ser solidarios con nuestras emisoras compañeras de Internet y te animamos a visitar hoy mismo SaveNetRadio.org para saber cómo hacerte oír. ¡Se trata de salvar la radio de Internet!

Y hay que salvarla, sí. Por muchas razones, pero siendo egoista porque si Ramón Trecet decide dejar de hacer Diálogos 3, Internet va a ser la única forma de poder escuchar algo… distinto.

2 comentarios en “El sonido del silencio”

  1. Un comentario sin más, nada importante.

    Poca gente se enteró de esta noticia ( una reseñita en El Mundo, los interesados y algún blog que otro), me alegra saber que hay personas (en nuestro país) que les importa lo que pasa con la música y poder disfrutar de lo que uno quiere escuchar aunque la noticia venga de EEUU.
    Tienes mucha razón en lo que dices de Trecet, si deja diálogos se va a perder un referente importante, espero que no sea así, la cosa está muy malita en la convencional 😦 .

    Quiero felicitarte por tu blog, por el que pasaré más a menudo.

    Gracias.

    Philo

  2. No será importante, pero me ha hecho ilusión. 🙂

    Te juro que no entiendo lo que está pasando con las radios, la cerrazón que nos rodea. Internet no es más que otro medio, como el aire, y tarde o temprano acabarán por darse cuenta. Cada emisora menos (que además, pagan) supone menos discos vendidos porque menos gente llega a conocer a los artistas… pero bueno, qué te voy a contar que no sepas ya.

    Lo que ocurre es que estas noticias no venden en los periódicos, no hay sangre, ni muerte, ni celos, ni tetas, sólo cultura languideciendo y artistas minoritarios que tienen que no pueden venir a España a dar conciertos porque no los conoce nadie. Es triste pero es así. Y eso no vende.

    Llevo escuchando a Ramón desde 1992. Unos años antes sólo le oía. Cuando comenzó a poner música armenia, turca o griega pensé que se le había ido la cabeza, que se nos había vuelto loco. Pero poco a poco se me han ido destaponando los oídos y no te voy a decir que me guste todo lo que pone de esos lares, pero algunas cosas sí. Si no fuese por que él lo emitió, es complicado que le pudiese dar una oportunidad a esas músicas. Y lo mismo pasa con las radios por Internet.

    De todas formas, veo que ya tengo algo más que escuchar:

    http://www.enelaire.org/

    A ver si me pongo y grabo vuestras emisiones para escucharlas.

Los comentarios están cerrados.