eMusic

Di no al DRMMe gusta la música. Por suerte, soy un carca y cuando voy al Carrefour muchos de los discos que venden a 6 euros me interesan. Pero claro, hay artistas que jamás encontraré allí. Además, no me gusta el DRM. Por eso estuve probando eMusic.

Me di de baja hace cuatro meses, así que es posible que muchas de las cosas que cuento aquí ya no sean ciertas. Por desgracia, creo que la mayoría seguirán siendo verdad en el momento en el que escribo estas líneas. Aquí va una lista de mis impresiones tras unos seis meses suscrito a su servicio:

  • buscador ineficaz: si buscas afro celt sound system (un grupo) se obtienen 391 resultados.
  • problemas con la calidad de las descargas: parece que el proceso de digitalización no era óptimo y varias canciones tenían saltos, repeticiones o algún otro tipo de error. A favor de eMusic diré que por cada canción defectuosa me dieron la posibilidad de bajar otra gratis. Eso sí, no solucionaron el problema.
  • catálogo pobre: a pesar de ofrecer más de millón y medio de pistas, en cuanto seas un poco exigente no tendrán lo que buscas. O, por casualidad, no tenían lo que me interesaba a mí.
  • muchos discos de karaoke: palabra que está en diccionario de la RAE, algo que no tiene que ver con eMusic pero que no deja de sorprenderme.
  • muchos discos de homenaje: buscas discos de una banda y te encuentras con otra que interpreta sus canciones, algo subtitulado como un homenaje.
  • muchos discos con no todas las pistas disponibles: como el de homenaje a Javier Krahe, o uno de los Pixies. No se aportaban razones ni fechas en las que se dispondrá de las canciones que faltan.
  • los discos desaparecen y vuelven a aparecer en el catálogo: sin aviso ninguno, como pasó con uno de Arctic Monkeys. Lo puse entre mis favoritos, para comprarlo más adelante y, cuando me quise dar cuenta, ya no estaba ni en el catálogo ni en mis favoritos.
  • cuando un disco desaparece del catálogo, desaparece de la lista de favoritos: se te queda cara de tonto, intentando recordar si de verdad llegaste a añadirlo.
  • cuando un disco desaparece del catálogo, desaparece de la lista de discos comprados: no queda rastro. Por lo tanto, eMusic incumple uno de sus compromisos: que puedes descargarte los discos que quieras de su catálogo tantas veces como quieras mientras dure la suscripción. Ésta fue una de las razones por las que me di de baja.
  • además, si el disco desaparece, no queda constancia de que lo compraste en eMusic: no tengo forma de saber qué discos de mi discoteca he comprado en eMusic, no hay factura de ningún tipo porque la suscripción sólo muestra que se pagó por comprar un número de discos (de canciones, más bien).
  • la compra de discos completos no implica ninguna ventaja: como la posibilidad de descargar una versión en PDF del libreto.
  • no existe una herramienta de vigilancia: por ejemplo, para que te avisen cuando llega un nuevo disco de un artista favorito, de un género determinado o cualquier otro tipo de evento.
  • es necesario introducir la contraseña una y otra vez para acceder al perfil: si se trata de impedir que otros puedan comprar lo que quieran con nuestra cuenta bastaría con pedir la contraseña en el momento del pago, no antes.
  • no hay una lista de discos próximos: aquellos discos que llegarán en breve, sólo se avisa de algunos de ellos.
  • no hay herramienta de descarga para Linux: la que ofrecen no está actualizada.
  • me di de baja y nadie se ha puesto en contacto conmigo para saber las razones: y eso que les comenté que tenía algunos comentarios que hacer al respecto. No es que considere mi opinión como algo fundamental y de importancia suprema para el funcionamiento de la empresa, pero soy un cliente y deberían preguntarse por qué no quiero seguir con ellos. Aunque quizá ya lo sepan.

Dejé de estar suscrito a eMusic el pasado diciembre, poco antes de que empezase el 2007. Espero que eMusic mejore, porque el precio es realmente competitivo y me gusta que exista la competencia, que en la venta de música a través de Internet no todo sea iTunes. Espero que se estén esforzando mucho y que, con el tiempo, me vuelvan a tener entre sus clientes.

Anuncios