El polizón

El estado de nuestro alojamiento en Santiago dejaba mucho que desear.

Anuncios

Mientras estábamos en nuestras habitaciones alguien intentó colarse:
El polizón
Por suerte, no lo consiguió: ya le habíamos cogido cariño a la cucaracha.